Cafe con Mistica

Sombra de Letras

Atrás de mí la selva.
El ser pequeñito de la ciudad hermosa
abrió la puerta del futuro
por donde ya no quiso entrar.

Marzo no dio miedo
escribía las imágenes con la tinta del fango
y al secarse, su pluma lo sacudió todo
como tile* y como bruma
apenas quedó la sombra sin más movimiento.

El llanto del sol era eterno
como todos los días de un Mayo sombrío
cuando atrás la selva crecía a las flores
y en la ciudad hermosa
el ser pequeñito se iba volando,
quinde emplumado de las noches púrpuras.

La piel, del bronce desprendió el estaño
y aquel monumento se fue reduciendo.
Atrás, la selva inundada queda.
Ninguna luciérnaga volverá a encenderse.
Las noches, amarillentas van destilando dolor de las piedras,
la mezcla de lluvia y llanto va destiñendo “lo todo”.

La versión reducida de aquello es esto:
siempre fragmento
esquina dura.
Nunca será suficiente habernos conocido.

*TILE: mecha gris volátil, ceniza efímera que vuela de un carbón.

—-
Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

¿Necesitas mas información?
A %d blogueros les gusta esto: