Cafe con Mistica

El Globo en la Lluvia

Se comía una empanada fría
y las hojas del manzano, todas dadas vuelta, convulsionaban
con cada gota, miles parecían toser moribundas.

El globo no tenía a dónde ir.

Los filos de la lluvia le habían mojado tanto las pestañas
que ya era imposible mirar los colores
y él sentía como si tuviera todo eso lleno de llagas
la cara, el fémur…
Ya ni se entendía.

La empanada se había vuelto un charco
y el globo sin manos se desplomaba
invocando a las naves estelares:

– ¡Piedad!…¡¡Piedaaad!!

El cielo no paró
¿A quién le iba a importar un globo? …

El pobre terminó deseando reducir el acribillamiento pluvial
encaramándose a cuestas por el manzano
y la rama izquierda del omóplato superior del árbol
se clavó interespacialmente por su abdomen
hasta exprimirle el aire.

A la mañana siguiente fue encontrado
ínfimo de asfixia y sin remedio.

24-07-17

—-
Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

 

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

¿Necesitas mas información?
A %d blogueros les gusta esto: