Cafe con Mistica

EL MERCURIO

Tenía en la frente alitas de mariposa
y la voz como arpa acualáctica.
Miraba con ojos maravillados
verde clarito en diagonales rayos
desiluminados por humildad y mentiritas
y luego se reía imaginando cosas del aire
o leyéndose a Unamundo.

Se movía como pluma fructuosa, apenas
y caía al piso, tan suavecito
él, (no el piso).

Y así hacía mover ondas invisibles
indecifrables,
que no puedo explicar todo lo qué lograba con sus longitudes
albas blancas ya perdidas
como pétalos o antenas
quizás
como listones que susurraron a oquedades.

Imagen: El Mercurio de Pierre et Gilles
—-
Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

¿Necesitas mas información?
A %d blogueros les gusta esto: