Cafe con Mistica

Céfiro

Parecía un angelito,  todo hecho con pétalos floridos…
¿cómo no se lo iba a llevar la primavera?
enmedio de esos aromas de pequeñas florecillas blancas
a las que nunca les supe el nombre.

Sus dedos eran flautas y aquello que sonaba,
me hacía menear por dentro
musicalmente como si fuese humo…
él y una misma, apartando el miedo
quién sabe si por soplido o «sahumamiento»
o si fue el simple hecho de tener incorporado en sí
eso de saber viajar y viajarlo todo con el empuje de sonoras ondas.

«Esa brisita me habla, ¿qué me estará queriendo decir?»

fue el último mensaje con el que concluyó lo nuestro
haciéndome reir junto a él
quizás para citarse a sí mismo
o predecir el final de lo nuestro.
————

Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: