Cafe con Mistica

Piensapiens

No habría sido querido 
de haber sido eterno 
y yo, devorándole 
redúzcole tiempo. 

Ay…la ilusión infame 
del árbol que quieto 
en el pantano sabe 
moverse discreto. 

Vos, tu cariño tan suave 
tu voz, manifiesto. 
Erguido, poder y salvaje 
de crudo pensamiento 
colapso al escucharte 
y al margen me siembro.
—-
Todos los derechos reservados. Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

¿Necesitas mas información?
A %d blogueros les gusta esto: